Cargando...

Secciones

Publicidad

Un toro llega hasta la barrera durante una capea popular./ EFE

Violencia contra animales El verano, manchado por el maltrato animal

Publicidad

Becerradas frente a menores, tortura de gatos, perros encerrados en vehículos bajo el sol abrasador.... La violencia contra los animales no ha cesado durante el periodo estival, marcado por los festejos con toros y con la vuelta de la tauromaquia a las Islas Baleares. En Público, hemos recogido más de 16.000 firmas para que éste sea el último verano con maltrato.

Sociedad

El verano se termina. El balance de los meses estivales deja un ligero aumento del paro, playas y piscinas desbordadas, incendios devastadores y un brote de listeriosis con decenas de afectados. En paralelo a esta actualidad informativa, el maltrato animal no ha cesado. De hecho, el periodo estival, una vez más, ha estado marcado por diversas formas de violencia contra los animales. En ese sentido, Público ha recogido más de 16.000 firmas para tratar de conseguir que éste sea el último verano marcado por el maltrato animal. 

Publicidad

Pese a que las leyes prohíben de forma taxativa la violencia hacia los animales, los festejos populares veraniegos están marcados por estas prácticas, que van desde los toros embolados hasta las comunes becerradas. Todo, en la mayoría de los casos, con la connivencia de instituciones y poderes locales, que en algunos casos publicitan y promocionan este tipo de festividades

Este ensañamiento social contra los animales no se restringe únicamente a las plazas de toros y a las calles de los pueblos. Esta violencia veraniega se hace común también en los hogares y contra los animales domésticos: abandonos en carreteras, perros encerrados en vehículos al sol o mutilaciones macabras son algunos ejemplos. 

Este es el verdadero resumen de la barbarie durante el verano de 2019: violencia y tortura contra los animales. 

Sanfermines: alcohol, fiesta y 54 toros asesinados

Se podría decir que el verano empieza a tomar forma con la fiesta de los Sanfermines. Las calles de Pamplona se tornan en un lugar lleno de charangas, alcohol. En torno a la fiesta, las corridas de toros que se producen de manera diaria durante una semana.

Publicidad

La mayoría de las informaciones que se dan durante estos siete días de jolgorio suelen focalizarse en el número de heridos por asta que deja la jornada. Detrás de todo ello planea la muerte final de los toros que recorren las calles empedradas de la ciudad navarra. En concreto, este año se estima que han sido 54 los toros asesinados en la plaza tras haber corrido los encierros.

Asto Probak, la fiesta de "moler a palos" a un burro

En el mapa del maltrato animal, también al norte del Estado español, acontece el Asto Probak, una fiesta celebrada el 25 de agosto en Leioa (Vizcaya), que, según denunció PACMA consiste en "moler a palos" a un burro. Durante el acto de este festejo, varias personas tratan de arengar mediante golpes a un mulo para tratar de conseguir que arrastre una gran roca pesada. 

Publicidad

Además del sufrimiento provocado por los golpes que los mozos propician al animal con varas, el peso de la piedra y el suelo agrietado donde transcurren los hechos le terminan ocasionando heridas en las pezuñas, tal y como denunció el Partido Animalista en las redes sociales.

Becerros acuchillados

Becerros acuchillados en la arena de una plaza de toros ante la presencia de niños y niñas en Valsaín (Segovia). Esta es una de las últimas denuncias realizadas por PACMA, que a través de un vídeo muestran cómo los animales son torturados de manera cruel frente a una plaza abarrotada.

Publicidad

Según el Partido Animalista, la presencia de menores en este tipo de actos va en contra de las recomendaciones de la ONU, que en en 2018 instó a España a prohibir la presencia de niños y adolescentes en las plazas de toros. "Es intolerable y vergonzoso que se siga permitiendo este nivel de violencia, excusada por la celebración de fiestas patronales, a lo largo y ancho de nuestro país", argumenta Laura Duarte, portavoz de PACMA.

La tauromaquia y el 'Cara al sol' regresan a Baleares

En 2017 el Parlament de les Illes Balears aprobó Ley de regulación de las corridas de toros y protección de los animales que "prohibía la muerte del animal durante el espectáculo taurino". Sin embargo, en diciembre de 2018 el Constitucional tumbó la ley, lo que ha provocado que este verano haya estado marcado por el retorno de los festejos con violencia hacia los toros en las islas

El regreso de la tauromaquia provocó que los animalistas se concentrasen frente al Coliseo Balear de Palma de Mallorca para protestar contra el maltrato hacia los toros. Mientras decenas de personas se manifestaban al grito de "la tortura no es cultura", otros tantos, partidarios de los espectáculos taurinos, contestaron poniendo en un altavoz el "Cara al sol" franquista

Forzar a un gato para que fume

El maltrato animal es indiscriminado y no se centra sólo en los festejos populares. De hecho, una de las noticias más mediáticas de este verano tiene que ver con la violencia hacia un gato al que varios jóvenes forzaron a fumar. En el vídeo, difundido en redes sociales, los agresores introducen un cigarrillo encendido en la boca del felino mientras lo zarandean encima de una mesa como si fuera una marioneta. 

Desde PACMA denuncian que este tipo de hechos "ocurren constantemente y se difunden en redes sociales con total impunidad" y ponen el foco en las "irrisorias sanciones" a las que se terminan enfrentando los agresores. 

24 novillos masacrados en un curso de tauromaquia

Varias asociaciones animalistas denunciaron el pasado mes de de julio la matanza de 24 novillos durante unas clases prácticas de tauromaquia en Colmenar Viejo (Madrid). Menores de edad, aspirantes de toreros, sometieron a los animales y practicaron con ellos –hasta su muerte– clavándoles banderillas y entrando a matar. 

La falta de experiencia de los aprendices, según denuncian los colectivos Animal Guardians y La Tortura No Es Cultura, acentuó el sufrimiento de los novillos, que tuvieron una muerte lenta y cruel.

"Algunas de las banderillas son clavadas en el vientre del animal en vez de en el lomo y ninguno de los novillos tuvo una muerte rápida, sino que, tras ser lacerados en numerosas ocasiones por la espalda y el estoque, son apuntillados patosamente una y otra vez por el operario de turno", han denunciado los animalistas.

Sin agua y bajo el sol

Un perro encerrado en el interior de un coche durante tres cuartos de hora a más de 35ºC en Lleida. Así lo denunció la Guardia Urbana el pasado mes de julio. Una noticia que se sucede verano tras verano, en muchos casos con la muerte del animal como final trágico. Pero el abandono a la suerte del calor del verano no sólo lo sufren los canes, también lo experimentan otros animales domésticos como los caballos.

En algunos casos, los equinos se presentan aislados en grandes fincas, abandonados durante semanas, sin agua y con alimentación escasa, tal y como reveló la Guardia Civil en Cáceres a comienzos del mes de agosto. Pero esta forma de tortura bajo el calor abrasador también se presenta en algunas ciudades, con el consentimiento de ciertas instituciones. Buen ejemplo de ello es Sevilla, donde los carruajes se ofrecen como una actividad turística más, a pesar de las altas temperaturas de la ciudad andaluza. Esta realidad ha llevado a activistas y miembros de Izquierda Unida a denunciar la situación de maltrato que sufren los caballos cada verano.

Arrancar cabezas a gansos muertos

Si viajan a Lekeitio (Bizkaia) el 5 de septiembre podrán ver una de las fiestas veraniegas más macabras del mapa del maltrato. El festejo, que este año ha sido promocionado por el propio Gobierno Vasco, consiste en arrancar con las manos la cabeza de un ganso muerto, el cual, colgado de una cuerda, se muestra a los vecinos de la zona.

Hasta los años ochenta, el concurso se celebraba con animales vivos. Aunque hoy en día, se ofrece la posibilidad de que el festejo se celebre con muñecos de gansos, son muchos los concursantes que prefieren arrancar la cabeza del ave en cuestión y rechazan la posibilidad de sustituirlo por una recreación artificial. De hecho, de los 92 equipos que participan en el torneo, 33 han optado por hacerlo con pájaros muertos. 

Publicidad

Publicidad