Cargando...

Secciones

Publicidad

Desde hace algún tiempo, los hermanos Josu y Roberto Salazar siguen muy de cerca los avances de California en la implementación de energías limpias con el fin de importarlos a España. Crédito: Roberto Salazar (País Vasco, 2019)

California, a la vanguardia mundial de las energías renovables

Publicidad

La apuesta del estado dorado por abastecer toda su demanda energética con energía limpia para 2045 hace que algunos empresarios españoles miran hacia el modelo californiano como un referente a seguir para frenar el cambio climático.

Sociedad

Cuando uno se va aproximando a la localidad californiana de Rosamond, sobre la línea del horizonte comienza a vislumbrarse una extensa instalación de paneles solares que sobresalen por encima del paisaje medio desértico. Se trata de una las plantas fotovoltaicas con mayor capacidad del mundo y de Estados Unidos. También es una prueba irrefutable de la apuesta del estado dorado por las energías renovables, cuyos ambiciosos planes pretenden que todo el abastecimiento energético de California proceda de las energías limpias para el año 2045, y contribuya así a reducir las emisiones de efecto invernadero en un desafío directo a la política de Donald Trump.

Publicidad

"California es un líder en energías renovables y lo ha sido por décadas. Ya desde los años 70 empezó a crear un gran número de programas para conservar la energía y creó los estandartes para neveras, refrigeradores, así como los códigos para que los nuevos edificios que se construyan sean eficientes energéticamente", explica en entrevista con Público Miguel Yáñez, experto del Instituto para el Estudio del Medioambiente y las Energías, una ONG con sede en la capital del país.

Según Yáñez, en las últimas décadas los gobiernos californianos –tanto republicanos como demócratas– han creado un marco legislativo que obliga a las compañías energéticas a incrementar paulatinamente la producción, compra y venta de energías renovables.

Publicidad

En noviembre de 2008, el entonces gobernador republicano Arnold Schwarzenegger firmó una orden ejecutiva para garantizar que para el año 2020, el 33% de la producción de las compañías energéticas proceda de las energías renovables, lo que supuso un duro revés para la industria de combustibles fósiles.

Únete a nosotros

"En este momento, más del 35% de la energía del conjunto de las eléctricas en California procede de las energías renovables, lo que la sitúa a la cabeza de Estados Unidos", asegura Yáñez.

El experto está convencido de que, a pesar de las grandes necesidades energéticas del estado dorado, la región cumplirá los nuevos objetivos marcados en 2008 por el ya ex gobernador demócrata Jerry Brown, y que se llegará a 2025 con un 50% de energías limpias y a 2045 con el 100%.

"Creo que se van a lograr los objetivos porque… que haya estos mandatos obliga a las eléctricas a comprar energías renovables, envía el mensaje de que se construyan más plantas y baja el precio de la creación de las plantas y de la energía", asegura el experto español.

Publicidad

Aunque el liderazgo de California en la sustitución de energías fósiles por limpias y en la reducción de gases de efecto invernadero es reconocido a nivel nacional, no todos los estados están siguiendo su estela. El único con objetivos similares es Hawaii que, de hecho, se adelantó al estado dorado y en 2015 aprobó medidas para garantizar que todas sus necesidades eléctricas –aún siendo inferiores a las de California– se cubran con energía limpia para 2045.

En el país anglosajón, la ausencia de una política federal que marque el camino a seguir en energías renovables permite a cada estado desarrollar e implementar sus propias regulaciones y objetivos. Para Yáñez, la falta de un organismo regulador que actúe a nivel nacional es uno de los grandes desafíos que enfrenta Estados Unidos para lograr integrar avances en distintas regiones y cumplir las exigencias internacionales en la reducción de gases de efecto invernadero.

Publicidad

Otro reto importante es que, dentro de un mismo estado, las plantas solares o molinos eólicos se encuentran muchas veces alejados de los centros urbanos a los que abastecen y hay que invertir en la construcción de nueva infraestructura de transmisión.

Bajo la lupa internacional, el modelo californiano ha ido adquiriendo cada vez más relevancia, porque ilustra cómo se puede abastecer una población de casi 40 millones de personas repartida sobre una gran superficie sin que la región ceda poder económico en el mundo. El mismo Jerry Brown ya alardeó de esta realidad el año pasado al afirmar que "California ha estado haciendo cosas que el resto del mundo, la mayor parte del mundo, espera poder hacer algún día".

El empresario Josu Salazar cree que España se situará en unos siete años al nivel de California en la producción e implementación de energías renovables. Crédito: Roberto Salazar (País Vasco, 2019)

Hasta California llegan también empresarios españoles para empaparse de los avances en energías limpias e importar el modelo de negocios de las compañías energéticas californianas a España.

"Venimos a Estados Unidos a aprender y a verificar que lo que estamos haciendo nos permitirá en unos 7 años obtener los mismos resultados que las empresas norteamericanas", explica Josu Salazar, dueño junto a su hermano Roberto de Ekidom, una compañía de energías renovables situada en el País Vasco.

Según Salazar, en España se tiende a comprar más el producto alemán que el estadounidense para evitar el cambio de divisa, el pago de aranceles, el transporte y garantizar los plazos de entrega. Sin embargo, insiste en que California no tiene "nada que envidiar tecnológicamente a Alemania" y que ofrece un modelo y productos "de gran calidad" con los que su compañía va a empezar a trabajar para ofrecerle al consumidor español mejores resultados e incluso una mejor experiencia digital.

"Para nosotros, no es lo mismo un empresario que pone un casino y vive de la enfermedad de muchas personas, que una empresa como la nuestra, donde nuestros esfuerzos se traducen en instalaciones que no están emitiendo CO2 a la atmósfera y aportan un granito de arena para evitar el cambio climático", asevera.

La compañía de los hermanos Salazar abrió en 2006 e inicialmente se dedicaba a la domótica. Pero decidieron adaptar su línea de trabajo a las energías limpias, un sector en el que España fue pionero a nivel mundial hasta que el PP implementó medidas tan polémicas como el "impuesto al sol", que fue derogada con la llegada al poder de Pedro Sánchez.

"Pasamos de ser líderes mundiales a la cola del mundo. Muchas instaladoras se fueron a Estados Unidos donde comenzaba a haber un auge en energía solar, porque teníamos el know how, pero no dónde aplicarlo. Se desmontaron muchas instalaciones y nos convertimos en el hazmerreír mundial del sector fotovoltaico", lamenta el ingeniero. "Otras empresas que se quedaron aquí a verlas venir, se arruinaron"

"Todos los políticos que dejan su cargo buscan su acomodo en las energéticas"

El empresario vasco cree que la desaparición en 2018 del "impuesto al sol" ha permitido a España entrar en una etapa de esperanzas renovadas dentro de la industria de las energías limpias, pero señala que los avances necesarios puedan verse obstaculizados por los vínculos entre algunos dirigentes políticos y las compañías energéticas.

"En España, hay una particularidad: todos los políticos que dejan su cargo buscan su acomodo en las energéticas", lamenta.

Tras su paso por California hace unas semanas, Salazar recorrió también Las Vegas, Nueva York y Salt Lake City en busca de innovación e ideas adicionales. En esta última ciudad conoció al responsable de energía solar del gobierno estadounidense mientras asistía a una feria. Y de ese encuentro fortuito, el español espera que puedan surgir colaboraciones e iniciativas conjuntas.

"Creo que algo positivo que también puede salir de este viaje es una reunión entre el gobierno de Estados Unidos y el gobierno del País Vasco para examinar el funcionamiento de las empresas instaladoras en España", concluye.

Publicidad

Publicidad